sábado, 8 de enero de 2011

Tiempo piscina, tiempo tierra y tiempo playa

Cuando alguien eleva sus pies para zambullirse de cabeza, sabe que allí dentro el tiempo es distinto. Nadie conoce los extraños mecanismos que hacen que en las piscinas los relojes se ralenticen y los segunderos dividan por sesenta su velocidad.


No es así en las playas. Allí se produce el fenómeno inverso. No son de extrañar pues los habituales enfados de los más pequeños. Por el tiempo-tierra pasan horas de remojo revolcándose en el abrazo de la arena y el agua de las orillas.  Cuando sus madres les llaman para volver a casa, para ellos por el tiempo-playa tan sólo han pasado segundos. Que fastidio.





Inspirado en una conversación con Alfonso.

7 comentarios:

  1. La relatividad del tiempo... o de nosotros...
    Abrazos y besos atemporales

    ResponderEliminar
  2. La relatividad de pasárselo bien o dedicarse a hacer largos en la piscina.
    Abrazos y bienvenidas

    ResponderEliminar
  3. Casi todo es relativo, el tiempo desde luego que lo es.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. La relatividad de esperar una eternidad a que termine la digestión para poder bañarnos... Qué recuerdos.

    Un beso retalivo.

    ResponderEliminar
  5. Eso si que era una tortura... Con el hambre que despertaba la playa, yo a veces prefería no comer.
    Mas besos para ti.

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...