lunes, 31 de enero de 2011

Mi amigo Alfonso



Por mar vino, por él se fue y a todas nos dejó empapadas de sal.

5 comentarios:

  1. Entonces no está perdido...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No, Bicefale, ahora es que se ha encontrado. Hoy le hago compañía a tu lado más triste. Besitos salados.

    ResponderEliminar
  3. Buena compañía y tiempo.
    Mi lado triste siempre se deja acompañar del más alegre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Bueno, siempre puedes quedarte unos días con la sal y después guardarla en un botecito para olerla de vez en cuando. O meterte en el mar... y allí siempre encontrarás sal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Encuéntrame en el aire, volando, respirando, en la cola de facturación, en la fila 11, ventana, en una nube naranja atardeciendo a 10.000 metros de altura, si vuelas conmigo nunca nos separaremos

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...