Translate

domingo, 20 de septiembre de 2015

Hijos de madera



     Cuentan las voces populares que, lleno de satisfacción, escogió el lugar más visible de la comarca para plantarlos. Fueron nueve. Uno por cada hijo que tuvo. Nueve hijos varones que abandonaron el hogar tratando de burlar la miseria. Ahora son esos nueve hijos de madera los que cobijan su vejez. Los otros, los de carne,  nunca volvieron.