lunes, 22 de agosto de 2011

Sabina


Solía pasar por allí a menudo. Cuidaba su rebaño de cabras y lo subía a la Dehesa, lugar de pastoreo en épocas estivales, cuando llegaban las zafras de la miseria. Cada día se paraba delante de ella y se entretenía mirando los recovecos de sus maderas, curtidas por el sol y los alisios que allí soplaban con una ferocidad sin límites. Aquel día, cuando se acercó a ella para despedirse, tocó su tronco áspero y la escuchó por primera vez. Sabina le susurró su secreto y cayó agotada por el peso de tantos años guardándolo en su interior.

domingo, 14 de agosto de 2011

Héroe



El héroe se escondía en su guarida cuando las provisiones de valor escaseaban. No conseguía encontrar quien le arropara y no conocía los mecanismos para colgar su disfraz. Buscaba lo que ofrecía constantemente. Ello provocó en los demás esa costumbre de dejarse salvar por él, obviando sus necesidades.

domingo, 7 de agosto de 2011

Cuando ya no cabía ni el espesor de una pluma dentro de sí, decidió abrir sus puertas para dejar escapar la presión de sentirse lleno. Justo antes de que saltaran las costuras, completamente estiradas, se precipitó como una ráfaga de viento huracanado.  

Sin embargo, lo que ocurrió lo dejó estupefacto. Pretendiendo vaciarse, continuó colmándose pero ahora sin sus fronteras.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...