viernes, 24 de diciembre de 2010

El beso

     Resbaló por su mejilla para enredarse en la comisura derecha de sus labios. Allí se quedó jugueteando con las nuevas texturas que le ofrecía esta frontera que estaba a punto de cruzar.
     Exploró sus labios y tocó a la puerta de su alma cuando saboreó su interior con la sublime inconsciencia que dan los besos.
     En un arrebato siguió su camino mordiendo con inusitada voracidad barbilla y cuello.
     Cuando se hubo saciado prosiguió su andadura por la mejilla opuesta desviándose suavemente. Allí, tras su oreja se quedó a vivir, respirando el aroma que manaba de su piel fresca.



8 comentarios:

  1. Dices beso y yo leo lágrima...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. En tu caso Bicefale, supongo que pena verá lágrimas y alegría besos... Un abrazo para ambas.
    Gracias Dhyego, un salu2 para ti también.

    ResponderEliminar
  4. Sean penas o algrias, lo cierto es que es muy seductor.
    BESAZOS

    ResponderEliminar
  5. Al principio, yo también vi una lágrima aventurera.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Detrás de las orejas es donde se queda el olor de las personas, así que sin duda será un buen sitio para vivir...
    Precioso Anita
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Yo le he pedido uno de estos a los reyes... Dicen que son difíciles de conseguir, pero estan en ello.
    Abracitos!!!

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...