miércoles, 12 de enero de 2011

Inspira, expira...

      Inspira (...) expira (...) inspira (...) expira (...)
     Sus respiraciones en medio de la noche eran como las olas besando la orilla, leyendo una partitura de ritmos ocultos. Allí, tendida en la intimidad de lo oscuro deshizo la jiga que desde niña la acompañaba. Estiró manos, brazos y piernas, ya no tenía de que protegerse.

9 comentarios:

  1. Decisiones para enfrontar
    caminos nuevos,
    esperanza por delante.

    ResponderEliminar
  2. Cuando hay que cambiar, siempre termina llegando el momento, aunque se tenga que esperar.
    Tú lo has encontrado... al menos en tu blog que es un explosión de fuegos artificiales. Y el negro te sienta muy bien de fondo... si es de playa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. La jiga... ¿qué será? Me gusta la comparación entre respiración y olas ¿tu no crees que sea la respiración del mar?
    Buen cambio en tu blog, me gusta mucho y me gusta que des la cara... año nuevo, vida nueva
    Un abrazo respirado

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que la vida está llena de cambios, pero lo que siempre debe seguir igual es el escuchar nuestras voces internas.
    Anita, la jiga es lo que hacen los niños y niñas con la mano desde que son bebés. Se hace poniendo el dedo gordo entre el índice y el dedito del medio, apretando la mano. Las viejitas decían que lo hacían para protegerse y hay una figurita que se les regala que la representa y se usa para el mal de ojo en azabache. Dichos palmeros...
    Me apetecía cambiar el color del blog y sobre todo deshacer la jiga, es decir, dejar de protegerme.
    El negro de fondo es de las playas de esta islita, acertaste Bicefale. Ahora les saludo mirándoles a la cara (por la foto)
    Un besito viajero para los/as tres.

    ResponderEliminar
  5. RELATA...
    Iba a preguntar... pero ya me he enterado.
    El mar es como un ser vivo por eso, porque parece que respira.
    Bonita comparación.
    Salu2

    ResponderEliminar
  6. Yo también iba a preguntar por la jiga.

    Las olas del mar son un pulso más, de los millones que hay en la naturaleza. El universo respira.

    Besos, Ana.

    ResponderEliminar
  7. Si, y aqui en La Palma tenemos la suerte de estar en pleno contacto con la naturaleza constantemente. Yo suelo decir, cuando llegan las bonanzas de Septiembre, que parece que el mar está muerto, porque la bestia se paraliza y no hace ni espuma en las costas.
    Un besito marino para ambos!!!

    ResponderEliminar
  8. Que no se descuide, el mundo es insensato y no será bueno que la coga desprotegida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Nooooooooo, no le des ese consejo, ahora que se había liberado de sus miedos... Saluditos Tortu!

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...