lunes, 17 de octubre de 2016

París

     Amanece y aunque la mañana se presenta perezosa, hoy es el día de la despedida. 

     Nos habíamos reunido en otra ciudad. Esta vez tocó París. Tú vivías por el mundo moviéndote, incansable, de un lugar a otro en tus locos esfuerzos por encontrar tu sitio, tu camino. Yo iba a tu encuentro allí donde fueras, aunque habitaras en mí hacía años. 

    Nuestros últimos minutos pasaron mirando cómo pequeños trazos de agua recorrían los cristales. Llovía fuera, también dentro.

   Te miré, faltaban poco para el adiós. Te brindé mi alma y me dijiste: yo la abrazaré bien fuerte y la llevaré conmigo.

domingo, 20 de septiembre de 2015

Hijos de madera



     Cuentan las voces populares que, lleno de satisfacción, escogió el lugar más visible de la comarca para plantarlos. Fueron nueve. Uno por cada hijo que tuvo. Nueve hijos varones que abandonaron el hogar tratando de burlar la miseria. Ahora son esos nueve hijos de madera los que cobijan su vejez. Los otros, los de carne,  nunca volvieron.


sábado, 14 de marzo de 2015

Noctilucas



     Las Noctilucas son pequeños organismos que habitan los océanos. Diminutos seres que emiten luminiscencias cuando sienten la estimulación del movimiento del mar. Así, responden con belleza ante su arrullo durante las bonanzas o sus sacudidas durante las tempestades.

 Estas minúsculas formas de existencia arrojan luz y enseñanzas a mi camino. 

         Están, existen, viven, son sin otros anhelos, empleando su medio para brillar más en momentos de marejada. Estas formas de existencia, por su naturaleza, son incansables destellos de luz y  no esperan halagos por tal espectáculo. En su labor resultan bellas, quizás sea por esa  ausencia de pretensión.  

Ser es suficiente. 

miércoles, 23 de octubre de 2013

Miedo a la oscuridad

La conversación se estaba dilatando más de lo previsto.

-Es que por la noche tengo miedo.

-Pero ¿qué te da miedo?

-La oscuridad, tú también tenías miedo ¿no te acuerdas? prefiero dormir contigo.

-Es que no puedes, eres demasiado grande.-
dijo el niño sacando a su padre de la cama.

lunes, 7 de octubre de 2013

Blancas, dulces y frescas



     Desde el suelo, en el que ahora se apoyaba, miró hacia arriba y vio cuan  blancas, dulces y frescas podían llegar a ser. Con la boca hecha agua, metió la cabeza entre ellas, tratando de abrirse paso suavemente. Le parecían tan frágiles. Temblorosas por las cosquillas de su bigote, las botellas de leche  dejaron paso al gatito. 







domingo, 29 de septiembre de 2013

jueves, 4 de julio de 2013

Mujer árbol



Nadie sabe cómo ni por qué sucedió. Lo cierto es que un día cogió sus tijeras de podar y mutiló sus propios brotes. Sus heridas comenzaron a sangrar por viejas cicatrices. Cuando reparó en los daños se asustó. Fue como salir de un sueño profundo. Esta vez hizo algo distinto. Se vistió de perseverancia y recogió despacito su propia savia, guardando cada gota de dolor. Cuando dejó de manar se la llevó a la vieja anciana de la aldea. Ella sabría qué hacer con todo  lo derramado. Mientras esperaba sus consejos miró el recipiente y su rostro se vio reflejado en el líquido extraído. En ese momento se juró a sí misma que esta sería la última vez.

martes, 21 de mayo de 2013

Pensar sin tiempos, sentir sin prisa, crecer sin direccion


Apenas habían pasado unas semanas. El tiempo necesario para que el veneno comenzara a salir de su organismo y se fueron notando los efectos. Comenzó a pensar sin tiempos, a sentir sin prisa, a crecer sin dirección. Apenas habían pasado unas semanas desde que no iba a la fábrica a producir y, sin embargo, ahora se multiplicaban las producciones en su interior.

lunes, 29 de abril de 2013

Tu piel



El roce de su piel dejó tras de sí un escalofrío que consiguió poner en pie todo su vello y también su corazón.

martes, 16 de abril de 2013

Abrasador


 Cada paso era fundamental. Avanzaba arrastrándose con gran dificultad. Apenas levantaba polvo a pesar de lo árido del terreno. Despacio, paso a paso, paso a paso... Las fuerzas le flaqueaban, sin agua y sin alimento desde hacía días. El sol brillaba en lo alto, abrasando todo lo que le rodeaba, incluida su carne que cubría con unas telas que apenas podían cobijarlo. El sonido de un ave le hizo levantar la mirada y antes de que pudiera recuperar la postura, cayó.

        Cuando volvió a abrir los ojos la oscuridad lo inundaba todo. Tuvo que hacer esfuerzos para deshacerse de la sensación que le oprimía el pecho, y al fin respiró profundo. Sacudiéndose la desorientación reconoció su habitación. Aquel sueño se había vuelto a repetir y también las quemaduras en su piel.

martes, 22 de enero de 2013

Caminos


   En algún lugar entre tu casa y la mía, habita mi alma que deambula. 

     Mi hogar existe en ese espacio intermedio.  En ese seguir siendo cada uno y también juntos. Como la mezcla efímera que resulta de batir aceite y vinagre, líquidos tan distintos  que también saben juntarse.

 En algún punto intermedio habito, transitando caminos que fusionan esencias y diferencian olores.
      

domingo, 9 de diciembre de 2012

Constelaciones

No se en qué punto estamos o qué universo es el tuyo ahora, pero de vez en cuando tus constelaciones toman alguna de mis estrellas para mezclarse dibujando felicidad.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

      Quienes la conocieron,  guardaban una imagen suya bien distinta a la triste estampa que ahora se paseaba ante sus ojos. Era una mujer esbelta, elegante, con unos andares despreocupados y algo provocativos. Sin embargo, en cuestión de poco tiempo todo cambió. Cuando el amor abandonó su cuerpo, el alma se le dobló como un papelito. Finalmente, sopló el viento y se la llevó. 

martes, 13 de noviembre de 2012

¿Quién eres tú?



- ¿Quién eres tú? Le espetó mientras masticaba lentamente su cena.
Su mujer lo miró con los ojos vidriosos. Aún no podía creer lo que había sucedido. Tantos años compartidos y ahora su esposo no recordaba nada. 
Tratando de encajar su nueva situación, lo contempló mientras terminaba de comer y se recostaba en la cama del hospital, dolorido por las magulladuras.
En aquel momento ella rezó, y lo hizo con todas sus fuerzas, para que la amnesia, tras el accidente, también hubiera borrado los golpes que él cada noche le propinaba.



jueves, 1 de noviembre de 2012

Ella

      Rugía, se quebraba y gritaba derramando su bravura. Luego sopló fuerte como queriendo borrar todas las marcas de su existencia. Cuando hubo desahogado su furia, trató de serenarse. Al final sólo quedaron pequeñas gotitas de lluvia, tan ligeras, que parecían flotar en el aire.
      La tormenta había pasado. 

domingo, 28 de octubre de 2012

Decisión




         
         Cuando lo miró una leve punzada se instaló en la boca de su estómago. Se acercó despacio y lo tomó entre sus manos, agarrándolo con suavidad. Pasó con delicadeza su nariz por él. Sólo ella era capaz de distinguir ese olor que tanto le gustaba y que asociaba con el verano. No con poca tristeza buscó las fuerzas, dio media vuelta, cerró la puerta y lo dejó allí, colgado. Su vestido favorito esperaría algunos meses antes de volver a rozar su piel. El otoño había llegado.

viernes, 26 de octubre de 2012

Anhelo


En cada poro de mi piel habita el anhelo de que tu aliento se vuelva a derramar en lo más profundo de mi alma.




viernes, 14 de septiembre de 2012

Nadar fuera del agua

     Existía por aquel entonces un banco de peces que nadaba orgulloso de su trayectoria, presumiendo de la perfección del camino elegido para atravesar el océano.

     En aquellos tiempos yo pertenecía al banco de peces vanidosos. Un puñado de presumidos que nos considerábamos "los perfectos" y nos sentíamos con derecho a opinar sobre los modos de nadar de los demás. Por suerte rectifiqué a tiempo. Justo cuando me sacaban el anzuelo de la boca y me di cuenta de que mis elecciones no habían sido las mejores.  La humildad me llegó de golpe cuando me estrellé contra el fondo del balde de aquel pescador, junto a los cadáveres de otros engreídos como yo. 
     

lunes, 20 de agosto de 2012

Paciencia


Creo que he tenido suficiente paciencia. No puedes decir que no he respetado tu espacio. El 29 de abril fue la última vez que nos vimos y desde entonces me he aguantado las ganas de llamarte o buscarte. Mis amigas me dicen que ya está bien, que soy medio boba por no exigirte que te presentes de una vez y des la cara, pero no es mi estilo. Yo prefiero que seas tu quien decida acercarse a mi. Mientras, me consuelo con fantasías en las que apareces de pronto y con tu dulce violencia entras en mí poseyendo mi cuerpo y mi pensamiento. Jo, sólo de pensarlo tiemblo ¿Por qué será, querida musa, que ya no vienes a verme?



Aquí estoy de nuevo. Aprovechando el impulso de la marea llena, espero poder publicar
 cositas más a menudo. 

domingo, 29 de abril de 2012

Cuestión de Fe



Es cuestión de fe. No se, supongo que habrá alguien que lo necesite, pienso mientras firmo en este papel. En cualquier caso son pocos y están en esa situación por sus propios méritos. Yo nunca los he visto. Me crié con las incomodidades del chalet familiar, con tantas habitaciones que nunca encontraba mis cosas. Siempre he sido muy despistada. Mis hermanos se fueron yendo a estudiar lejos, yo soy la más pequeña. A mi me toco estudiar Ciencias Políticas. Me llamaba la atención la profesión de mi padre, empresario, pero también todas aquellos hombres tan elegantes que venían a sus fiestas. Cuando terminé me apunté en unas listas electorales. Ahora trabajo en el departamento de servicios sociales y me encargo de decidir a quien se le dan ayudas. Es algo ridículo, porque las cantidades son tan pequeñas que realmente no pienso que nadie las necesite para vivir. Bien podía ahorrárselas el país para hacer cosas más importantes. Bueno, pues ahí va otra firma. Supongo que los pobres existen, no lo se, nunca los he visto en el club.

viernes, 27 de abril de 2012

García vs Borbón



     Mi apellido no es suficientemente importante. Soy una García más en el conjunto de Garcías de España. Y lo curioso es que de chiquitita me decían que era especial. Que era una niña maravillosa y que merecía ser feliz. Lo cierto es que llevo 6 meses estirada en esta cama, esperando un implante de cadera, pero no llega el momento en que pueda ser operada. Mi vida ha cambiado profundamente, el dolor te transforma aunque no quieras y mi alegría se ha ido marchitando como las cosechas en los campos. Es sequía de justicia lo que acuso. 

     Mi apellido no es Borbón, y no necesito una cadera nueva por ir a matar elefantes a un país africano mientras estaba de vacaciones con el dinero de todos los españoles y españolas. Los mismos que sufren situaciones trágicas por la crisis. Esa es la gran diferencia. 

     Una vez más me doy cuenta de que hay ciudadanos/as de primera  y a mi me han situado muy lejos de esa categoría.  Felicidades si naces Borbón. Entonces cree lo que te digan de pequeña, tendrás derecho a ser feliz. Los demás revisen sus recuerdos.








jueves, 1 de marzo de 2012

De pájaros y escopetas


- Uf, ¿Quién se lo dice? ¿Tú?
- ¿Yoooo? Ni hablar, ya sabes cómo se pone.
- Pues yo se lo dije ayer, no es justo.
- Venga hombre, tú tienes más tacto.
- Que va, no me vengas con esas ahora, que con ese cuentito me la cargo yo siempre.
- Pues yo no me atrevo, que tengo las espinillas llenas de moratones.


Pasan dos horas…


-Venga ya hombre, que ya  es muy tarde, habrá que decírselo.
- ¿Tú crees? ¿Y si dejamos que se duerma y así no tenemos que decírselo?
- Todos los días nos pasa lo mismo. ¡Ya no lo soporto más, se lo diré yo!


Se acerca con sigilo. Con las manos entrelazadas sobre el pecho  y la espalda algo encorvada le dice muy bajito…



- Cariño mío, es la una de la madrugada, mañana tienes cole, vamos a apagar la tele para que te acuestes.

sábado, 25 de febrero de 2012

Arriba y abajo





No perdono las mentiras y menos ser yo la tinta con la que las escribes.

No perdono la cobardía. Mi flor no hiere. Dime que no es mi perfume el que deseas y me plegaré.

No perdono el miedo a querer. Yo muero cada vez que caigo rendida en tu mirada, ahogada en tus ojos en los que nado y no encuentro orillas. Aún así salto al vacío una y otra vez.

No perdono tu ceguera, ¿no me ves? Estoy frente a ti, desnuda  y temblando.







¿Perdonar  la duda? 

Trato de  perdonármela a mi.







Te perdono cuando pasas y no me ves. ¿Por qué te perdono?

Te perdono tu miedo a querer, porque permanecí agazapada hasta que pude levantarme sabiendo lo que quiero.

Te perdono la cobardía, porque es tu forma de calibrar la vida.

Te perdono las mentiras, yo también las digo y las escribo sujetando tu pluma, sobre mi propia vida.








viernes, 24 de febrero de 2012

En todas las casas


     En todas las casas hay uno. Sí, todos contamos con un lugar así. Da igual el tamaño. Puede ser una simple cajita o todo un armario. Una habitación chiquita o una grande y espaciosa con apariencia de garaje. Da igual, lo cierto es que existe. Todos tenemos ese lugar y de vez en cuando nos sorprendemos tratando de ordenarlo. ¿Por qué será que  por mucho que nos esforcemos, siempre vuelve a su estado natural? Fue creado para albergar el desorden y él vuelve aunque no queramos.






     En todas las casas hay un cuarto trastero en el que depositamos nuestras emociones a la espera de tomarlas una a una y ser capaces de aceptar que existen y están allí alojadas, en lo profundo de nosotros mismos. 

jueves, 23 de febrero de 2012

Otra vez


Cuando había conseguido poner orden, abrió la ventana y sopló el viento. Otra vez a comenzar…

lunes, 20 de febrero de 2012

Manifestaciones

-¡Por fin en La Palma hay vida inteligente!- Dijeron los extraterrestres observando estas imágenes. -Al fin han decidido manifestarse contra las injusticias de su gobierno-
 Si se llegan a enterar...


Foto de Daniel Martín tomada en la mañana del lunes 20 de febrero de 2012, mientras en otros lugares del mismo país la gente se congrega para protestar por los linchamientos a jóvenes que se manifiestan reclamando su derecho a recibir una educación digna.
GLOSARIO:
Dignidad: No se puede definir. Se encuentra encarcelada y sin posibilidades de indulto.
Indulto: Sinónimo de premio que se da a los torturadores.

domingo, 19 de febrero de 2012

Al borde del abismo

     No sé cómo, pero llegamos. Estamos en el borde del abismo. En silencio nos miramos y nos damos la mano. Un gesto indica que ambos queremos hacerlo y damos un paso más. Entonces caemos a una velocidad que rompe todas las leyes naturales. El vértigo nos invade y nos hace sentir vivos.
.
.
.
Y caemos y caemos.
.
.
.
     Nos entregamos a la sensación pero a medida que me despeño voy echando de menos la luz. Como un impulso lo decido. Rompo la cadena de nuestros dedos entrelazados y te suelto. Me doy cuenta de que arriba hay otro abismo y decido subir. Como una pluma empujada por una corriente de aire cálido, lo hago. Asciendo despacito, repasando cada centímetro en que me hundí contigo.


Tú sigues cayendo, cada vez más lejos y más pequeño, oscuro en la profundidad.
Lo siento, cariño mío, sólo tú puedes soltar su mano.



Cuadro de Marc Chagall. Mi agradecimiento a los artistas que comparten su arte y nos ayudan a soñar.

lunes, 13 de febrero de 2012

Cartas de amor desde el invierno


Amor, como cada noche te escribo desde la distancia, envuelta en mis sábanas, desde mi cama que es mi refugio.

Las cartas se me amontonan y  no puedo salir a enviártelas, ya sabes lo de esta enfermedad mía que me impide el movimiento. Ésta dolencia del alma, que me diagnosticaron, la inseguridad. Y aunque pudiera hacerlo, de nada valdría, ya sabes lo que te quiero.

Las cartas que escribo se me amontonan, las otras, las que siento, las susurro desde cualquier lugar y momento, y te las envío confiando en que no se pierdan en los recovecos del mundo. Es como prolongar nuestras conversaciones, aunque no me escuches porque no estás aquí.

Hoy comenzó a nevar, aunque dentro de mí hiela hace semanas. Me sostiene la idea de que la vida está llena de ciclos y que el verano está allí en el horizonte. Da igual en qué fecha llegue, lo hará cuando pueda verte y tocarte. En invierno me encojo y se me arruga el alma. Amor, cada vez que te pierdo se me instala otro invierno.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Miedo


      Y cuando ya estaban ahogándose por la presión de la cuerda que atenazaba sus cuellos, aún les parecía poco y estimaron que podían apretársela todavía más.

     - ¡Es por vuestro bien!- Anunciaron sin poder evitar una carcajada de satisfacción y le dieron otra vuelta.

     Ellos, por miedo,  dejaron de respirar voluntariamente.



 


Inspirado en el inmovilismo social ante las reformas de nuestro querido des-gobierno.

lunes, 6 de febrero de 2012

Ser hasta dejar de serlo


     Me reflejo sobre tí. Mi sombra se proyecta contra tu fría superficie dejando adivinar mi silueta que se mece suave movida por la brisa helada de la mañana.

     Soy helecho y ahora vivo tranquilo en una vuelta del camino. Miro todo con la distancia de verme transformado en vegetal, inmóvil de raíz, danzante en la superficie.


 
     Tú, piedra sobre la que me proyecto, eres mi compañera de discusiones silenciosas. Así vivo, feliz por el hecho de ser, hasta que deje de serlo.

jueves, 2 de febrero de 2012

Infarto de miocardio


     
     Ni la encefalopatía espongiforme bovina o también conocida como enfermedad de las vacas locas, ni la gripe aviar  o Virus A sub-tipo H5N1, ni  la tan temida gripe A o Virus A sub-tipo H1N1, son nada al lado del nuevo peligro que nos acecha.

      España tendrá que prepararse para una nueva crisis sanitaria. Una enfermedad que se creía controlada con el tan socorrido Danacol, se escapa de nuestras manos. Los excedentes de chorizo-s en nuestro país, hacen que nos suba el colesterol y estemos al borde del colapso cardíaco… 





miércoles, 1 de febrero de 2012

¿Legisladores de la miseria o miserables legisladores?




Los queremos divididos. Es necesario que no tengan capacidad para pensar, tiempo para  juntarse, ganas de intercambiar, energía para reivindicar... Si les añadimos una pizquita de miedo que siempre funciona muy bien, será perfecto. Los pasos serán los siguientes... Y se sentaron a legislar.

domingo, 29 de enero de 2012

Mis razones tengo

Porque no necesito tus besos para saberlo, ni aspirar tu aliento para convencerme, ni el calor de tus brazos para estar segura.

sábado, 28 de enero de 2012

¡Orden en la sala!-  Gritó.
Y la ropa corrió hacia el armario, los zapatos botaron en dirección a la zapatera, la cama estiró sus arrugas y las marañas de polvo se juntaron haciéndose visibles  y deslizándose hacia la papelera.
Había recuperado su poder de convicción.

viernes, 27 de enero de 2012

¿Otro hijo?

-Otro hijo, ni hablar…
-Es que la nena pasa mucho tiempo solita, nosotros trabajamos todo el día.
-Pues le buscaremos una mascota.
-Un perro. Son animales muy cariñosos y juguetones.
-No, no, que hacen mucho ruido y hay que sacarlos constantemente.
-Pues un gato, son preciosos y limpios.
-Peor que lo rompen todo y cuando están en celo no hay quien los aguante.
-¿Una tortuga? Son pequeñitas y no hacen ruido.
-¡No! ¿Y cuando nos vayamos de viaje? ¿Quién la cuidara? Y el agua huele fatal, hay que cambiársela todo el rato y luego crecen y… ¿Qué hacemos con ellas?
-¿Pajaritos?
-Lo ponen todo perdido. Además, ¿Dónde los colgaríamos? No tenemos espacio. Escuchar sus cantos por la mañana los domingos, no habrá quien descanse el único día de la semana que tenemos. ¡Ni hablar!

Al final compraron un pez, su hija ya tenía compañero.

sábado, 21 de enero de 2012

Mi cama y yo


Hoy he tenido una fructífera conversación con mi cama. Me ha prometido recibirme entre sus sábanas un ratito más cada mañana a cambio de que yo le confíe mis sueños. Así que, al amanecer  se los relato y ella me deja reposar  unas horas más. En ese momento es ella quien sueña y yo quien la sostengo.

domingo, 15 de enero de 2012

¿Quién es la cara dura?

EN LA CONSULTA DEL MÉDICO:

-En frente de mi vive un peruano que es un cara dura. Yo no soy racista, pero el muy cara tiene la casa por 300 euros y alquila dos habitaciones a otras personas y saca para pagarla. Uf, eso es un ir y venir de colombianos, venezolanos, cubanos… todos terminados en anos. Además trabaja haciendo chapuzas y en los plátanos. Por si fuera poco arregló una subvención y le dan una ayuda para la vivienda. Y luego los ves comprándose unas gafas en la óptica por 60 euros.

-Señora, si usted necesita esas gafas de 60 euros ¿Por qué no alquila dos habitaciones en su casa?

-¿Yo meter gente en mi casa?

-Pues trabaje en los plátanos.

-¿Yo que estoy mala de la espalda?

-Pues haga chapucillas por ahí.

-¿Yo? No se hacer nada de chapuzas.

-Pues vaya a Caritas a pedir para la comida y lo que ahorra lo gasta en las gafas.

-¿Yo pidiendo?

- Pues arregle alguna ayuda de servicios sociales.

-Uf, con el papeleo que es eso.

-SEÑORA, ¿QUIÉN ES LA CARA DURA?


HISTORIA TRISTEMENTE REAL VIVIDA EL VIERNES 13-01-2012. SI, Y FUE EN ESTE PLANETA.

sábado, 31 de diciembre de 2011

Mi llave en tu cerrojo

     En la mano desnuda sostengo mi llave. Con ella viajo y pruebo pasar por alguna puerta, pero no todas se abren.

     Estoy tratando de entrar en un cerrojo y aunque lo hago despacito y voy tocando sus mecanismos, aun no doy vueltas en su interior.

      No me desespero, porque se que si la puerta no se abre es que éste no es mi picaporte y no debía pasar por su umbral, como ha ocurrido en otras ocasiones.

     Sé que para que una llave abra una puerta debe existir armonía entre ellas. De no haberla sólo se escucharían chirridos desagradables y al final terminarían dañadas ambas.

     También sé que es imposible pasar adentro cuando hay otra llave ocupando la cerradura. Alguna vez lo intenté. El espacio es limitado, cada una debe buscar encajar con lo más profundo de su propia puerta.

     Pero lo más importante es que la llave no puede fundirse con el cerrojo, sólo  bailar con él.  Pongo música y empiezo a danzar. Te toca decidir si me dejas pasar.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Todo por fuera, nada por dentro...

            Haciendo caso a los insistentes consejos de su amiga, acudió a un asesor de imagen. Éste hacía su trabajo a domicilio. Llegó a su casa y sin miramientos abrió su armario y le pidió que escogiera un modelo para la ocasión. Ella comenzó a vestirse y él a emitir sus opiniones.

-Esa falda no sugiere nada, igual podría habérsela puesto tu abuela y nadie notaría la diferencia.
-¿Sugerir? ¿El qué? ¿A quién? Pues a mi me gusta.
-Esa blusa es poco atrevida. Las mujeres de hoy llevan prendas ceñidas que realcen su silueta.
-¿Tan apretada? Pero si yo no quiero realzar nada.
-¿Medias? Nunca. Debes usar calcetines altos, es lo que se lleva este invierno.
-¿Y si me da frío?
-Esos zapatos planos son de la temporada pasada, ahora con plataforma y tacón que estilizan las piernas.
-Pero si son incomodísimos, yo no sé caminar con esto.
-Los complementos, ya veo que no tienes ninguno, cuantos más mejor y mezclando estilos y formas.
-Ahora si que parezco un árbol de Navidad, pensó.
-Ahora el maquillaje. De eso me encargo yo… Y aplicó tantas capas que parecía estar encalando una pared.

Cuando salió por la puerta tuvo que dejar dentro su pensamiento. El cráneo era lo único que la moda permitía llevar vacío.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Shhhh, nuestro secreto

      Tengo caracolas en el pelo porque me gusta mezclarme con las olas. Voy a la playa y me entrego a la sal despacito. Primero descalzo mis pies y los hundo en la arena, hoy está fría porque el sol no luce en el cielo, pero no importa, dejo que se meta entre mis dedos y me cubra hasta los talones.

      Me acerco a la orilla. Una sensación de vértigo me acompaña ante la idea de la fusión y poco a poco me entrego a este trocito de costa... Sigo avanzando. No hay nadie a mi alrededor, o al menos yo no lo percibo. El silencio se hace y me sobresalto ¿Cómo es posible tanta quietud? Sólo escucho el sonido repetitivo del agua que alcanza la orilla y se introduce no sólo por mis oídos, sino también por mis poros. Otro paso más y el agua me empuja adelante y atrás. Rozo con la yema de los dedos la superficie y atrapo un alga que bailaba junto a mí. Otro pasito y ahora el mar me toma por la cintura pidiéndome que dance con él. Accedo y doy otro paso, ya casi de puntillas. El agua me cubre y ya no siento el peso de mi cuerpo. Me inclino hacia delante y cuando quiero darme cuenta estoy jugando con las caracolas del fondo. Miro hacia arriba y la superficie es un espejo del cielo. La brisa se transforma, convirtiéndose en las corrientes de agua fresca que me envuelven y recorren. 


        No pienso decirle a nadie dónde está este paraíso, terminarían por destruirlo o cobrar entrada para visitarlo. Tampoco tú les digas que esto es lo que se siente cuando te bañas en el océano. Llevo aquí abajo tanto tiempo... Espero que nadie se haya dado cuenta.   ¡Shhhh!  Es nuestro secreto. Me seco las escamas y me voy.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Hija

Familiares, amistades, amantes, personas cercanas y lejanas, individuos que me tropiezo casualmente o que elijo entre los demás para vivir su cercanía, lugares, situaciones, una flor, una nube, una hormiga, una gota de lluvia, una ola que rompe contra un callado o que besa una orilla, un soplo de aire, una fruta jugosa, un vaso de agua, una mirada alegre, una situación dolorosa, una tecla de este ordenador, la luna menguante, luchas justas o delegación de los derechos, deberes… cualquier cosa en el mundo, cualquiera que pueda existir antes, durante o después de mi. Nada sirve para llenar este vacío, porque mi interior no es el mismo sin la sola idea de tu existir, hija.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Hoy bien tempranito viajé al paraiso. Casi sin darme cuenta estaba allí y aunque duró poco, me gustó el viaje. Hoy bien tempranito viajé hasta tus brazos, mi paraíso.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Desde el principio de los tiempos

Desde la lejanía el tiempo venían amándose en secreto. Encorsetados en el miedo al qué dirán, principalmente del otro, el sentimiento fue creciendo como el vapor dentro de una olla. Era un amor lejano, profundo y explosivo que no entendían de donde procedía. Quizás si hubieran sabido que su historia se fraguó siglos atrás le hubieran dado rienda suelta, entregándose a su destino, que jugaba con ellos escogiendo personajes que les separaban.

Eso les ocurrió en  América, cuando aún no habían sucedido los grandes desastres en sus pueblos, nacieron en etnias distintas y estuvieron llamados a no mezclarse. Desde que se vieron supieron reconocerse. Siglos después volvió a suceder en la vieja Europa. Eran tiempos convulsos. Nacieron en familias encontradas y no gozaron de la tranquilidad para vivir el amor. Él, comprometido con fuerzas que le estallaban por dentro participó en la toma de la Bastilla, y allí encontró el camino de vuelta que le proporcionaron sus heridas mortales. Ella llegó justo a tiempo de decirle que seguiría buscándole.

En este encuentro se sentaron las bases para sus nuevas vidas, recorriendo continentes, tiempos y vidas que se les escurrían sin dejarles vivir ese vínculo profundo.

En la que ahora les ocupa, tiempos confusos de vivir hacia afuera, en la vorágine del consumismo y la superficialidad, ya se han encontrado. El escenario es propicio y aunque sus vidas no gozan de la complicación de otras etapas, sus personalidades han sido trucadas para dificultar los encuentros. Ya se conocen y han probado estar juntos, saben que su amor viene de tiempos y encuentros lejanos, pero las barreras ahora son sutiles. Viven atrapados en tiempos de cárceles ficticias creadas para distraer a las personas de lo verdaderamente importante.

¿Lo conseguirán esta vez?


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...