jueves, 28 de octubre de 2010

En paralelo

Vivían en un pueblecito con aspiraciones a ciudad. Allí, con una simple mirada se podía conocer a cuantas personas lo habitaban. Sin embargo, extraños mecanismos naturales hacían que las vidas de algunos de sus moradores no se cruzaran.
Así transcurría la existencia en aquel lugar un tanto extravagante. A pesar de coincidir en época y lugar, sus círculos no eran concéntricos. Ella cabalgaba en sus ratos libres, él profesor de equitación. Ella guarda forestal, él acostumbraba a dar largos paseos por los montes. Ella amante de la pintura, él poseía la única galería de arte del lugar. Ella, desde la playa pasaba las noches contemplando los cielos estrellados, él con su telescopio los estudiaba en su azotea. Tal parecía que la vida los hubiera colocado cerca predestinándolos a conocerse, sin embargo sus círculos eran como el número 11. Caminaban en paralelo.

6 comentarios:

  1. Una vez más no puedo dejar de hacer referencia al libro ilustrado "Desencuentros" de Jimmy Liao (http://barbara-fiore.com/index.php/libros-archivos/desencuentros/), y te aseguro que es un lujo de libro el que me ha inspirado tu relato. Y me ha inspirado algo más, qué triste cuando pasan estas cosas, seguro que si se encontraran no se dejarían escapar así como así.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. A veces, ¡muchas veces! es así cómo caminamos en plena convivencia. Tu relato me dá melancolía. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anita, miraré el librito que dices, ya me picaste la curiosidad. Igual no se encuentran porque no tienen que encontrarse, no? O igual es que ninguno amplia sus circulos porque viven bien así. Quien sabe...
    Tortuguita, has captado fielmente la sensación que tenía cuando lo escribí, melancolía.
    Un abrazo saltarín!!!

    ResponderEliminar
  4. No sé, no sé, me da que tantas coincidencias iban a hacer de su vida algo aburrido...
    Ya veremos cuando se encuentren...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Bicefale, creo que tienes razon!!! Aunque en realidad sus vidas deben ser igual de aburridas ahora si hacen siempre lo mismo: caballito, pintura, estrellas, caballito, pintura, estrellas... Ja, ja.
    Besitos paralelos!!!

    ResponderEliminar
  6. Ya tengo el libro!!! Eso si que es paralelismo de historias. Seguro que la autora y yo vivimos experiencias parecidas en universos comunes. La esencia es la misma, aunque en su historia sus circulos llegan a cortarse y formar un ocho. En el mío no, pero quien sabe en otros universos...

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...