miércoles, 6 de octubre de 2010

Doce horas contigo

    Amanece, mi cuerpo me dice, “Vete”, pero permanezco quieta, inmóvil, bebiendo la mañana en tu taza de té. Los grillos se han ido y en su lugar algún pájaro aletea y canta sin preocupaciones. A mi todo me dice: “Vete, vete…”, la brisa, el pájaro, el té. Pero no se ha cumplido aún el tiempo y no puedo marcharme. Cuando por fin el aire entra en la casa clausurada por la noche, miro el cielo. Está gris, como yo esta mañana.
     De repente, algo se desata y siento que puedo marcharme. Una palabra, una mirada o un gesto me han dado fuerzas, no estoy en casa. Las once de la mañana, cojo mis cosas y me despido, ya han pasado doce horas. Doce horas contigo.

3 comentarios:

  1. Precioso Relatadamente mía
    Esto me parece para recordarlo "A mi todo me dice: “Vete, vete…”, la brisa, el pájaro, el té."
    Te querría también 12 horas conmigo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Para mí ha sido uno de los de releer varias veces.
    Muy chulo

    ResponderEliminar
  3. A mi me encantaría estar esas doce horas contigo. Seguro que los susurros dirían "Quédate, quedate"
    Me alegra que te guste Su. Besitos repletos de ganas de compartir mas tiempo con ustedes.

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...