domingo, 31 de julio de 2011


La llamada de una amiga en apuros, un compromiso familiar, la fiebre repentina de la nena, problemas en el trabajo.., todo se ponía en su contra cuando parecía que había surgido el momento del encuentro.
Cansada de luchar abandonó su cruzada y dejó de creer en el amor.

7 comentarios:

  1. Y perdió dos dedos a lo largo del proceso. Qué dura has sido esta vez! Pónle una cita nueva en la agenda y que vuelva a creer.

    ResponderEliminar
  2. Y mas cosas que se pierden por el camino, aunque también se van ganando otras nuevas... asi es la vida. Un besito Montse.

    ResponderEliminar
  3. Nonono, no puede ser.
    Confío en que sea algo pasajero, sólo un estado de ánimo. Luego la amiga la ayudará cuidando a la nena, a los familiares les dirá que tiene que trabajar, en el trabajo dirá que tiene un compromiso familiar y todo resuelto: ¡al encuentro! :-)
    Un abrazo, Rela.

    ResponderEliminar
  4. ja, ja,ja. Supongo que la prota tomará nota... pero y si es demasiado tarde???
    Un beso Roberto, me ha hecho gracia tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. Seguro que ahí es donde aparece. Ya nos lo contarás.

    ResponderEliminar
  6. http://paqueteria.correos.es/concursofotografialiteratura/

    Por si quieres participar. Un besito.

    ResponderEliminar
  7. jajaja, cuando tiene que haber encuentro, hay-lo
    abrazossssssssss

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...