domingo, 7 de agosto de 2011

Cuando ya no cabía ni el espesor de una pluma dentro de sí, decidió abrir sus puertas para dejar escapar la presión de sentirse lleno. Justo antes de que saltaran las costuras, completamente estiradas, se precipitó como una ráfaga de viento huracanado.  

Sin embargo, lo que ocurrió lo dejó estupefacto. Pretendiendo vaciarse, continuó colmándose pero ahora sin sus fronteras.


5 comentarios:

  1. Bello, y se me ocurren múltiples interpretaciones muy distintas, con lo cual rico. Total: Rico y bello

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito y estrellado momento, Un abrazo con un pie en el mar y otro en El Hierro

    ResponderEliminar
  3. Un concepto metafórico
    que nos envuelve con su belleza
    y la pasión que nos regalas.

    ResponderEliminar
  4. Múltiples lecturas tu lo has dicho Cyberghost... cada cual que se llene o vacíe de lo que quiera ¿no?
    Un abracito de estrellas fugaces Ana y las que nos quedan ;)
    Montse, por qué no?
    M-Teresa, gracias, para ver la pasión hay que sentirla también.
    Abrazos para todos/as.

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...