martes, 5 de julio de 2011

Rutina

Cada día volvía del trabajo por el mismo camino. Cabizbajo, contemplaba la sombra que se dibujaba bajo cada uno de sus pasos.
Salía por la puerta principal, daba un giro a la derecha y bajaba las escaleras. Luego otro giro, otras escaleras y un último recodo hasta llegar a su casa.
Sin embargo, aquella tarde todo fue distinto.  En el primer giro no encontró las escaleras, sino otro recodo y cuando se dio cuenta había llegado de nuevo a su trabajo. Estupefacto trató de buscar de nuevo la puerta de entrada y salió una vez más por ella. Giró a la derecha fijándose un poco más en el camino, pero las escaleras ahora le conducían a la puerta de entrada. Se paró, se restregó los ojos y se dio media vuelta. Había entrado de nuevo en su oficina.

Tantos años haciendo el mismo recorrido, sin importarle el resto del mundo, hicieron que al resto del mundo tampoco le importara él y desapareció.

6 comentarios:

  1. Me ha hecho sonreir a pesar de la atmósfera inquietante del relato.

    No reserves del mundo sólo un rincón tranquilo", decía Benedetti. Nunca hubiera pensado que las consecuencias podían ser tan...

    Muy conseguido.

    Besos sin recodos.

    ResponderEliminar
  2. Eso es lo que pasa por vivir aislado... es mucho más literal de lo que parece. Hay personas que solo viven el ir y volver del trabajo y un día es igual, exactamente igual al anterior y al siguiente, tanto que no saben si van o vienen.
    En mi sincera opinión, cambiaría la imagen porque esta me lleva demasiado por el relato. Me impide imaginar. Buscaría otra más... rutinaria.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Se enganchó tanto que olvidó el resto. Luego resulta que no hay nadie imprescindible y uno ha malgastado esfuerzo y energía en balde. Qué difícil es hallar el término medio!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Kum, Anita y Montse por sus comentarios. A mi me agobia un poco pensar en ese bucle del camino. Se quedó atrapado. A veces lo estamos sin darnos cuenta. Bueno, yo me voy a dar un paseito por si desaparecen mis caminos, jaja.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. En el fondo, no somos nadie, es más literal de lo que creemos.

    ResponderEliminar
  6. No somos nadie y somos tanto!!! Un abrazo Cybrghost.

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...