jueves, 14 de julio de 2011

Amor encadenado

Cuando lo conoció se sintió fascinada por su peculiar personalidad. Un hombre maduro, independiente, seguro de sí mismo, libre y autónomo, aunque con cierto aire de despiste. Podía dar una clase de astrología detallando constelaciones y galaxias y sin embargo, no conseguía recordar en qué lugar acababa de dejar sus llaves. Ella, movida por una mezcla de compasión y enamoramiento, resolvió hacer uso de su capacidad organizativa y memoria extraordinaria para erradicar el desorden que le gobernaba.

Pasaron los años y ella fue apoderándose de su agenda y tomándose ciertas libertades. Comenzó a decidir qué citas escribir y cuáles ignorar, eventos prescindibles, fiestas ineludibles, teléfonos superfluos: “Esto sí, esto no, ya nos vamos, ahora no, tú no vas, aquello es mejor, vente conmigo…”. Finalmente resolvió, sin su permiso, el número de veces que debía respirar y la intensidad de las inhalaciones, hasta que él, asfixiado, la dejó.

7 comentarios:

  1. Esto no es escritura. Es micro-cirugía. Y las incisiones están realizadas por una doct(or)a a la que no le tiembla el pulso. El ritmo que le has impuesto a ella que le imponga a él es cruel para los dos. Preciso. Impresionante.

    ResponderEliminar
  2. Amor asfixiante. Hay gente que olvida que si otra mitad le gustaba por algo, y trata de cambiarla todo.

    ResponderEliminar
  3. Pfff, qué horror, así mejor salir a respirar, sin duda.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Agobiante. Pufff. Quiero respirar.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  5. Montse, cierto, al final ese tipo de relación resulta ser dañino para ambos. Un besito.
    Cybrghost, no se en que momento sucede, pero lo cierto es que ocurre. Otro besito para ti.
    Anita, es verdad, aire fresco para los dos que seguro que se sienten mejor. Un abrazo.
    Puck, con la de gente que hay que se toma así las relaciones... ¿en que momento cambiarán el chip? Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Lo peor es que no se da cuenta hasta que no puede respirar...
    Desde dentro, no ven lo que probablemnente estaba claro desde fuera. Lo has descrito muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es Lo que suele pasar cuando alguien se asfixia, pero sí él llega a darse cuenta antes de que le falte aire a Lo mejor no habría que haberla dejado. Cada historia es diferente. Muy bonito Ana.

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...