Translate

lunes, 1 de noviembre de 2010

Mirándonos el ombligo

Una señora acude al médico. Le expone con calma pero no con poco dolor su gran sufrimiento. Es la paciente número 6000 que atiende el facultativo esta semana. Todos  con idéntica patología. Armándose de paciencia trata de explicarle sin que suene aburrido lo que ha expuesto 5999 veces antes a otros enfermos igual de angustiados que ella. Se sabe el diagnóstico de memoria. “Sufrimos desviaciones de columna por mirarnos continuamente el ombligo” consigue decirle levantando con dificultad la mirada.

6 comentarios:

  1. Si. Desviación de columna. Es una forma de llamarlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ja ja, yo también!!! Pero ya visto, no iré al médico
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces me pregunto por qué tengo un blog. Por qué escribo y para qué lo publico. La respuesta no es sencilla, las razones son diversas. Pero, siempre hay, en esto de la creación, un algo de vanidad.

    ¿No es acaso este mundo de los blogs un montón de ombligos mirándose a sí mismos y recíprocamente? ¿No es un poco eso lo que hacemos?

    Yo, lo tengo claro... no me escondo. Eso es lo que hacemos, entre otras cosas.

    “Sufrimos desviaciones de columna por mirarnos continuamente el ombligo”

    Qué buena frase, Ana!!

    ...en cualquier caso, me encanta tu ombligo.

    ResponderEliminar
  4. Es por eso que...
    Bueno pues seguiré mirando omgligos, que no duele tanto como mirarse el propio.
    Una miradilla

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. No Kum, no estoy de acuerdo. Al menos hablo desde mi percepción.
    Yo creo que es super bonito compartir trocitos de ti con personas que ni siquiera conoces y que están muy lejos físicamente. Es una forma de darse a conocer y eso yo lo veo como un regalo. Un regalo que recojo siempre que leo algo de alguien y un regalo que envío cuando escribo y lo publico. Es una forma de amor. El que quiera que lo tome, el que no que lo deje ir. ¿No crees? Si en algún momento lo veo como un acto ombliguista, no te extrañes de que deje de publicar cositas.
    Bueno, un besito de ombligo a ombligo como los que se dan los/as niños/as.

    ResponderEliminar

Tus palabras...