martes, 9 de noviembre de 2010

Contradicciones



        Estaba realmente preocupado. Su hipoteca había subido y casi no llegaba a fin de mes.
        ¡Así no hay quien viva! Masculló apurando el desayuno. No podía llegar tarde y exponerse a que le echaran. Hoy tenía mucho trabajo. Seis reos que ejecutar.

9 comentarios:

  1. Uff, te veo con un toque de humor negro hoy, jejej.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. El humor y los negros están muuuu bien, jajaja.
    Un besito risueño.

    ResponderEliminar
  3. En un vídeo de humor que vi por ahí una vez salía un verdugo muy indignado que se quejaba de que le pagaban sólo seis euros la hora. Buscaré el link para dejártelo.
    Abrazos relatados,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  4. El trabajo de verdugo está mal pagado y encima tiene mala fama... pobre!
    Un abracito risueño... ¿y esto se te ocurrió mientras cuidabas a los niños, dices? je je

    ResponderEliminar
  5. Me recuerda a la película de Berlanga...
    Salu2 negros...

    ResponderEliminar
  6. Gracias Pablo, estaría bien ver ese vídeo.
    Anita, se me ocurrió esta mañana en el trabajo... lo que quería plasmar son las contradicciones entre lo que decimos y hacemos. Además de la dificultad de ver más allá de nuestra verdad. Aunque parezca que no tiene similitud con el trabajo en una escuela infantil, si que la tiene. Trabajando con niños y niñas afloran muy facilmente nuestras incoherencias... es un ejercicio de revisión constante de nuestras conductas, normas, valores, formas de relacionarnos... lo aconsejo aunque sea por una temporadita.
    Otra cosita subyacente es el cómo nos endeudamos y luego vivimos esclavos de trabajos que no nos satisfacen. Eso le pasa a mucha gente que no hace más que quejarse de una situación en que ellos mismos se meten... Bueno, da para mucho el trabajo en una escuelita, eh?
    Salu2 para ti tambien Dyhego.

    ResponderEliminar
  7. Esperemos que no todo el mundo vaya a realizarse al trabajo, ni se lo lleve para casa...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Bueno, ya que elegimos trabajar, por qué no sentirnos bien en el mismo. Yo creo que debemos ser coherentes con nosotros/as mismos/as en cualquier cosa que hagamos en la vida y el trabajo, en este sistema, nos ocupa gran parte de ella.
    Ahora si, el trabajo a casa por muy gratificante que sea, ni de coña, con todo lo que hay para hacer...
    Besitos Bicefale!!!

    ResponderEliminar
  9. El otro día, en la película Salvador Puig Antich me impresionó mucho la frialdad del verdugo.

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...