martes, 2 de noviembre de 2010

Calle arriba


El perrito lo sabía. Por eso salió corriendo haciendo caso omiso de su “dueño” que le silbaba y gritaba que volviera. Se paró frente a mi, exhausto por la carrera calle arriba . Con sus orejas bien alerta miró un poco por encima de mi cabeza, con una mezcla de extrañeza y expectación. Ante la sorpresa de verme descubierta sólo acerté a decirle muy bajito, "Vuelve". Estoy segura de que lo percibió. Así que tuve que hacer un esfuerzo por dosificar la felicidad que me embargaba y tratar de caminar pisando el suelo.

3 comentarios:

  1. Los regresos cuesta abajo suelen ser más fáciles... solamente hay que dejarse volver
    Me voy con buen rollo de tu blog.
    Gracias por este regalo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Con el olfato que tienen los perros, no me estraña que descubriera el secreto de tu amor, porque el amor huele, aunque no se perciba. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu buen rollo Bicefale, hoy prevalece tu lado alegría.
    La verdad es que los perros son muy inteligentes y cada vez estoy mas segura de que ven con otros ojos. Si al menos nos pudiéramos poner los suyos un ratito al día...
    Saluditos a ti también tortu!!!

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...