martes, 16 de abril de 2013

Abrasador


 Cada paso era fundamental. Avanzaba arrastrándose con gran dificultad. Apenas levantaba polvo a pesar de lo árido del terreno. Despacio, paso a paso, paso a paso... Las fuerzas le flaqueaban, sin agua y sin alimento desde hacía días. El sol brillaba en lo alto, abrasando todo lo que le rodeaba, incluida su carne que cubría con unas telas que apenas podían cobijarlo. El sonido de un ave le hizo levantar la mirada y antes de que pudiera recuperar la postura, cayó.

        Cuando volvió a abrir los ojos la oscuridad lo inundaba todo. Tuvo que hacer esfuerzos para deshacerse de la sensación que le oprimía el pecho, y al fin respiró profundo. Sacudiéndose la desorientación reconoció su habitación. Aquel sueño se había vuelto a repetir y también las quemaduras en su piel.

3 comentarios:

  1. UUffff me voy a poner cremita balsamica refrescante despues de leer el relato. Felicidades Ana.

    ResponderEliminar
  2. Perfecto final para un muy buen micro, Ana Belén. Me gusta como engarzas el plano onírico con el real en ese giro final que perturba al lector.

    Buen trabajo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro, una respuesta algo tardía, pero llego. Saluditos.

      Eliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...