jueves, 16 de septiembre de 2010

Por la mañana...

Aquella mañana lo decidió. Juntó toda la fuerza y se arqueó tratando de buscar las energías necesarias. Estaba cansada de pasar cada noche soportando sin decir nada. Era la guardiana de sus sueños, de sus noches de pasión, de las siestas calurosas del verano y ya no podía más. No entendía que cuando salía el sol se quedara allí, petrificada. Así que se atrevió y de un respingo la tiró al suelo, la echó de sus sábanas. "Y no vuelvas aquí hasta que se haga de noche", dijo su cama, "yo también necesito descansar".

6 comentarios:

  1. Pagaría por una cama así... con lo que me cuesta levantarme!!!
    Cama-despertador, ja ja
    Bienvenida al mundo de las ficciones.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Que bueno!! el relato y que podamos leerte por fin.
    Nunca pensamos cuando nos levantamos en la cama, deberíamos de estarle agradecidos cada dia, por descansarnos, por su curro que poco no es, je je.
    Pero seguro que nos echa de menos y no aguanta hasta la noche, no?
    Un abrazo

    y me encanta el nombre del blog...

    ResponderEliminar
  3. Yo espero que mi cama sea más buena que esa y me reciba con los brazos abiertos.
    Bienvenida!!

    ResponderEliminar
  4. Mi mente ha dado demasiadas vueltas hasta llegar al final del relato, y al final descansó.

    ResponderEliminar
  5. Que emoción!!! Mi primer micro. Me encanta compartir este espacio con ustedes. Ahora me iré familiarizando con los/as blogeros/as que hay por ahí. Esto es un vicio...

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...