jueves, 10 de marzo de 2011

Nuestras lavas

Anoche soñé con volcanes. Surgían de la nada entre tú y yo, interponiendo su vómito incandescente y destruyendo los caminos que nos unían, antes si quiera de ser transitados.

En mis sueños me consoló saber que había sido la fuerza de la naturaleza quien nos había vencido, es imposible vedar las entrañas de la Tierra. Cuando desperté busqué y no encontré los motivos que apagaron nuestro calor, nuestras propias lavas sobre las que ahora camino.

9 comentarios:

  1. Qué bonito... hoy nos hemos conectado para hablar de lo mismo, desde diferentes fuerzas de la naturaleza. Las musas en La Palma están carnavaleras.
    Besazos

    ResponderEliminar
  2. La propia naturaleza es en ocasiones el único motivo, o no... quizás solamente fue un sueño.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pues sí Ana. En realidad todo es naturaleza.
    Bicefale, por algo existe el dicho: La naturaleza es sabia...
    Un besito natural!!!

    ResponderEliminar
  4. Fijate que a mí me parece tristísimo. Si dos personas no se entienden es penoso, pero que los separen fuerzas superiores a ellos es horrible.
    Ojalá tu personaje encuentre los motivos que busca, por su propio bien, quizá los solucione.

    Un beso grrandote

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Yo ayer dejé aquí un comentario!! debe ser por ser "ghost" que aveces me desaparecen comentarios que dejo.
    Decía que me gusta mucho, por original, la idea de emplear un volcán como elemento separador.

    ResponderEliminar
  6. Las lavas se convierten en sedimentos. Pero los volcanes nunca están extinguidos del todo.
    Besos, Ana

    ResponderEliminar
  7. En realidad los volcanes destruyen y construyen... Según donde pongamos el énfasis eso es bueno o malo, porque sobre lo destruido puedes construir lo que quieras. Un beso Patricia, me gustan mucho tus comentarios, dices mucho de tí y de como ves la vida.

    ResponderEliminar
  8. Cybrghost, pues yo no veo tu anterior comentario... Pero me llega este del volcan como elemento separador. Vivo entre volcanes en mi isla y es algo que tengo muy integrado. De hecho en breve debe salir alguno por algún lado, porque el último fue en 1971 y los intervalos entre unos y otros son de unos 30 años... Excusa perfecta para visitar la isla y tomarte ese cafe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Torcuato, tienes razón, donde hubo fuego siempre quedan cenizas. Y más donde hubo un volcán. Vamos que al menos quedaran las señales en el terreno de su paso. Pero sobre ellas y pasado un tiempo razonable, siempre se puede seguir viviendo, construyendo.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...