jueves, 17 de marzo de 2011

Luz interior

Llovía fuera, en la calle. Dentro  nunca nadie lo vió  dejar brotar trocitos salados de su corazón, pero él también llovía.

En soledad recogía sus pedazos en un vaso y con cuidado los guardaba  en un bote que cerraba con fuerza. No podía dejar evaporar su regalo, aquel que entregaría a quien fuera su estrella. A ella le ofrecería  la más pura de las esencias, las luces de su interior.

7 comentarios:

  1. Es un buen regalo mostrarse tal y como se es, con sus virtudes y sus defectos. Y ser capaz de reconocerse en ellas, una bendición.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno del corazón es que si lo riegas, aunque sea con lágrimas, crece de nuevo con cualquier esqueje.
    Me gustó.

    ResponderEliminar
  3. Muy hermoso Ana Belén. Sí, sin duda, este micro es una gota de luz

    ResponderEliminar
  4. Ojalá fuéramos capaces
    de conocernos
    recíprocamente
    por nuestros sentimientos.
    Llevamos una máscara
    en la imagen

    ResponderEliminar
  5. Muchos esperamos el momento de la dicha, de poder mostrar realmente "las luces de nuestro interior"... Precioso.

    ResponderEliminar
  6. Hola, RT, estoy visitando espacios que suelo ver en los blogs de amigos. Me pareció muy bueno tu blog, así que voy a quedarme por aquí como seguidor, si no te molesta..
    Si tienes ganas, puedes pasar por el mío.
    Un saludo desde Argentina.
    Humberto.

    www.humbertodib.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno. Un bote lleno del "Don de lágrimas"

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...