miércoles, 8 de febrero de 2012

Miedo


      Y cuando ya estaban ahogándose por la presión de la cuerda que atenazaba sus cuellos, aún les parecía poco y estimaron que podían apretársela todavía más.

     - ¡Es por vuestro bien!- Anunciaron sin poder evitar una carcajada de satisfacción y le dieron otra vuelta.

     Ellos, por miedo,  dejaron de respirar voluntariamente.



 


Inspirado en el inmovilismo social ante las reformas de nuestro querido des-gobierno.

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con la actitud de ellos. Cuando ya no es posible huir del carcelero, alguna medida hay que tomar para burlarlo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Patricia, yo preferiría perseguir al carcelero, porque siempre es posible. Un besito utópico. Mua.

      Eliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...