lunes, 20 de agosto de 2012

Paciencia


Creo que he tenido suficiente paciencia. No puedes decir que no he respetado tu espacio. El 29 de abril fue la última vez que nos vimos y desde entonces me he aguantado las ganas de llamarte o buscarte. Mis amigas me dicen que ya está bien, que soy medio boba por no exigirte que te presentes de una vez y des la cara, pero no es mi estilo. Yo prefiero que seas tu quien decida acercarse a mi. Mientras, me consuelo con fantasías en las que apareces de pronto y con tu dulce violencia entras en mí poseyendo mi cuerpo y mi pensamiento. Jo, sólo de pensarlo tiemblo ¿Por qué será, querida musa, que ya no vienes a verme?



Aquí estoy de nuevo. Aprovechando el impulso de la marea llena, espero poder publicar
 cositas más a menudo. 

5 comentarios:

  1. Confesaré que no lo ví venir, Ana Belén. Me preparaba para un final de desamor, transitando por ese clima de pasión evanescente.

    Las musas son como la sombra, si te acercas se van y si te alejas vienen.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso es bueno jugar y enredarse con ellas desde esa cercanía intocable. Saludos Pedro, nos vemos por tu blog.

      Eliminar
  2. Relatada:
    ¡Si es que las musas son muy suyas! Lo mejor es ponerse en el tajo y entonces van ellas y se animan!
    Salu2 posveraniegos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual vienen movidas por la rabia de que escribamos sin su permiso. Mmmm, valoraré esa táctica. Saludos para ti también Dyhego, me paso por tu blog.

      Eliminar
  3. Mira que son puñeteras estas musas, aparecen cuando menos te lo esperas, en mitad del sueño, en medio de una multitud, cuando te falla el teclado, ect...
    Mejor las esperamos frente a la pantalla en blanco, a ver si se animan.

    Besitos

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...