jueves, 1 de marzo de 2012

De pájaros y escopetas


- Uf, ¿Quién se lo dice? ¿Tú?
- ¿Yoooo? Ni hablar, ya sabes cómo se pone.
- Pues yo se lo dije ayer, no es justo.
- Venga hombre, tú tienes más tacto.
- Que va, no me vengas con esas ahora, que con ese cuentito me la cargo yo siempre.
- Pues yo no me atrevo, que tengo las espinillas llenas de moratones.


Pasan dos horas…


-Venga ya hombre, que ya  es muy tarde, habrá que decírselo.
- ¿Tú crees? ¿Y si dejamos que se duerma y así no tenemos que decírselo?
- Todos los días nos pasa lo mismo. ¡Ya no lo soporto más, se lo diré yo!


Se acerca con sigilo. Con las manos entrelazadas sobre el pecho  y la espalda algo encorvada le dice muy bajito…



- Cariño mío, es la una de la madrugada, mañana tienes cole, vamos a apagar la tele para que te acuestes.

13 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Buenííííííííssssssiiiiimmmmmooooooo!!!! Resume muchas cosas que he estado pensando estos días, Nitilla. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, casos como este, desgraciadamente, están a la orden del día... Aunque también hay buenos ejemplos de crianza, en esos es en los que tenemos que fijarnos. Un besito grande!!!

      Eliminar
  2. LA TELEVISION LA ROBARON ANOCHE !!!

    YA NO TENEMOS TELEVISION !!!

    hoy en día me imagino que se pondrán con un berrinche hasta que compres una nueva...

    jeejejej

    nada un horario para ver la tele, solo si se portan bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si recurrimos a inventarnos algo para que no se enfaden, algun día nos quedaremos sin excusas y no quiero saber cuál será la reacción del hijo o hija... No tenemos que olvidar que nosotras somos las personas adultas y las que tenemos capacidad para saber qué les viene bien y que no. Un abrazo!

      Eliminar
  3. De un realismo crudo, Ana. A mí, que intento ejercer de padre con alguna pátina de la de los de antes, me suelen decir que me paso en los niveles de exigencia.

    Antes me preguntaba que mundo le ibamos a dejar a nuestros hijos. Ahora me pregunto que hijos le vamos a dejar a nuestro mundo...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena tu reflexión Pedro. Yo alguna vez también lo he pensado... y me da pena de los niños y niñas cuyos padres no se han tomado la molestia de educarles. Finalmente serán ellos/as los/as desgraciados/as, porque no habrán aprendido a reflexionar, a adaptarse, a tolerar, y se pasarán la vida frustrados y frustrando a los demás por no haber superado sus egoismos.

      Otro abrazo para tí y suerte en tu trabajo de papá.

      Eliminar
  4. Muy inquietante esta conversación, y mucho me temo que deben existir unas cuantas así en la vida diaria. Triste que se llegue a educar para vivir esas situaciones.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu lo has dicho Elysa, aunque ellos piensen que no, esta forma de actuar también es un modo de educar a los hijos e hijas. Les estamos lanzando el mensaje de que pueden conseguirlo todo siempre. Ya sea por las buenas, o por las malas cuando piden las cosas gritando y llorando y se les concede lo que piden por pena de que lloren o se enfaden.
      Mas besitos para ti.

      Eliminar
  5. Ah, buenísimo ¿y quién es responsable? el hoy no, mañana... el mañana empiezo a hacer las cosas bien. La comodidad de que eduque la tv o cualquier otro antes que uno mismo.
    Abrazos de sol de Garafía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Ana, hay que empezar desde ayer, es decir, antes de decidir tener un hijo o hija, hay que empezar a formarse y a reflexionar, para tratar de tener las cositas claras, aunque luego ellos llegan y te lo remueven todo.

      Mas abrazos de sol y canciones.

      Eliminar
  6. Vaya, por un momento me trasladé a un ogro en un castillo al que no querían molestar, pero no, no era en un castillo, era en casa. Muy bueno Ana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. jeje, vaya sorpresa el final. El diálogo nos atrapa pues no sabemos qué pasará, y el final es tristemente simpático. Nos han comido la moral, los jodíos muchachos. A medida que crezcan será con el ordenador, o con el teléfono. Somos la generación (tú eres más joven pero algo te pilla), en las que nos dieron tortas por arriba y por abajo. Venga, las conchas están bien, te envían saludos de caracolas.

    ResponderEliminar
  8. preciosa entrada..
    te dejo un fuerte abrazo..

    ResponderEliminar

Tus palabras...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...